Volver

Celebraciones que destacamos

celebraciones

Como colegio católico, nuestra actividad pastoral se vive dentro de la Iglesia Universal, con especial atención a las fiestas de la Iglesia.

Particularmente, destacamos las siguientes celebraciones:

Semana Santa

La Cuaresma es un tiempo de gracia que nos prepara para la Pascua.  Es un tiempo de reconciliación con Dios y con el prójimo, una invitación a convertirse en el Señor con todo el corazón y donde la Iglesia nos llama a la oración, a la limosna y al ayuno.

Como una forma de ayudar a los niños a vivir más profundamente este tiempo litúrgico, el Colegio promueve durante estos 40 días el Sacramento de la Confesión y como signo, no sirve carne los días viernes en el almuerzo.

El día Miércoles Santo, los alumnos de Prekinder a IV° Medio, acompañados por los sacerdotes, profesores y los padres que lo deseen, realizan el Vía Crucis por las calles cercanas al Colegio, acompañando a Jesús en el camino doloroso hasta el Calvario.

Desde su fundación, el Colegio vive el Triduo Pascual en forma muy solemne y pone especial atención en el cuidado de la Liturgia.

El día Jueves Santo, los alumnos de III° y IV° Medio asisten a la Misa Crismal en la Catedral de Santiago para acompañar al Obispo y a todos los presbíteros en la renovación de las promesas sacerdotales y en la consagración del Santo Crisma.  El resto de los alumnos participa en diferentes actividades, especialmente preparadas por el Departamento de Catequesis.

En la noche, se celebra la Eucaristía de la Cena del Señor y se revive el tradicional rito del lavado de pies.  Una vez finalizada la Eucaristía, los alumnos y papás que lo deseen, pueden participar en la adoración nocturna del Santísimo.

El día Viernes Santo, durante la mañana, se realiza un retiro dirigido por un sacerdote del Colegio y en la tarde acompañamos a Jesús en la Liturgia de la Pasión con la adoración de la Santa Cruz.

El día Sábado Santo, se lleva a cabo otro retiro y  durante la tarde el Colegio empieza a prepararse para celebrar la Solemne Vigilia Pascual, donde celebramos la gloriosa Resurrección de Nuestro Señor Jesucristo.

Una vez finalizada la Vigilia Pascual, todos los presentes celebramos a Jesucristo Resucitado  compartiendo un rico ágape especialmente preparado  por los papás, profesores, alumnos y exalumnos del Colegio.

El día lunes, “In Albis”, celebramos la alegría de la Pascua en familia y no hay clases.

Corpus Christi

El día de Corpus Chisti se celebra solemnemente no solo porque la Iglesia entera así lo vive, sino porque, desde que el colegio tiene el Santísimo Sacramento, se ha querido señalar, no solo de palabra sino que con gestos muy concretos, que Jesús en el sagrario es el corazón de nuestro colegio.

Es por esto que el colegio se consagró al Sagrado Corazón de Jesús;es por esto que hay Misa diaria en el colegio;es por esto que cada jueves se expone el Santísimo para que los alumnos y profesores acudan al que es el Camino, la Verdad y la Vida; es por esto que antes de cada reunión ordinaria del equipo directivo, se reúnen media hora ante el Santísimo Sacramento solemnemente expuesto.

Esta fiesta se celebra cantando la Misa “de Angelis”, con un coro de alumnos que la han preparado con los profesores de música. Los nuevos acólitos, acompañados de sus papás, reciben su alba y su cruz, signo de su incorporación al servicio del Altar. Las guardias de honor hacen una corona preciosa de amor y reparación a Jesús en la Eucaristía. Además, hay procesión solemne, donde Jesús pasea por el colegio bajo arcos de flores y sobre alfombras de colores que han preparado los alumnos con inmenso cariño. Se termina con la bendición solemne para todos los presentes, quedando expuesto y acompañado Jesús, en el oratorio hasta la hora del almuerzo.

San Francisco de Asís

El 4 de Octubre se celebra el día de San Francisco de Asís, nuestro santo protector, quien nos enseña y transmite un espíritu recio para reformar la Iglesia necesitada de ello; un espíritu lleno de fortaleza para inaugurar un nuevo estilo de vida en la pobreza y confianza; un espíritu lleno de ternura para orientar todos nuestros afectos a la suavidad de la naturaleza humana del Señor resucitado.

Así nosotros, por su intersección, hemos de transmitir este amor por Cristo para que toda la familia del colegio posea esta reciedumbre, fortaleza y ternura para las cosas de Dios.

Es por esto que cada año el colegio acude a la Iglesia de San Francisco: para recordar este espíritu que ha de guiarnos y la intercesión que nos protege constantemente.

En esta celebración, los alumnos que egresan del colegio se encomiendan especialmente al Santo protector del mismo, pidiéndole, con sus mismas palabras, que haga de ellos instrumentos de su paz.

Mes de María

Como todos los años, en noviembre nos llega el tan deseado Mes de María, en el que el cariño y la devoción a la Madre de Dios, que acompaña toda nuestra vida, explota de un modo especial.

El color de las flores, los regalos de nuestros sacrificios, la oración confiada y filial de la familia del colegio en las mañanas (oración a la que todos están invitados), hacen de este mes algo entrañable y cariñoso, y al mismo tiempo, algo esencial en la educación de los alumnos del Colegio San Francisco de Asís.

El Papa Benedicto XVI nos dice:  “De hecho, sólo podemos transmitir la vida de modo responsable si somos capaces de transmitir algo más que la simple vida biológica, es decir, un sentido que sostenga también en las crisis de la historia futura y una certeza en la esperanza que sea más fuerte que las nubes que ensombrecen el porvenir. Si no aprendemos nuevamente los fundamentos de la vida, si no descubrimos de nuevo la certeza de la fe, cada vez nos resultará menos posible comunicar a otros el don de la vida y la tarea de un futuro desconocido.”

Nuestro colegio quiere poner delante de cada alumno el sentido más hondo de la vida, la certeza de la Fe y la seguridad de la Esperanza. Es por eso que exalta a María. En María vemos la victoria de Dios, ya que con el parto virginal nace Cristo, verdadero Dios y verdadero hombre, esperanza deseada por la humanidad, vencedor del pecado y único nombre que se nos ha dado para nuestra salvación.

No nos bastan unas horas, ni un día siquiera, ni un mes bastaría para cantar el agradecimiento a María por su sí, por hacerse la esclava del Señor. Así, cada alumno se coloca ante María repitiendo las palabras tan bellas del salmo 130: “acallo y modero mis afanes, como un niño en brazos de su Madre”.

El colegio, especialmente, está bajo la protección de Nuestra Señora del Sagrado Corazón. Cada persona que nos visita, al entrar en el colegio, se encuentra con la imagen de la Virgen María como recibiéndola en el mismo; este es el deseo y el significado de tener allí dicha imagen.

Esta advocación de Nuestra Señora del Sagrado Corazón, nos muestra lo que María es en las relaciones con su Hijo Jesús. Jesús ha querido destacar a María con un papel muy importante en la obra de la redención, haciéndola, no sólo correndentora, sino medianera de todas la gracias.

La preciosa imagen que nos recibe muestra al Niño señalando su Corazón Divino con una mano, y con la otra, a la Virgen María, su Madre y nuestra Madre, para indicar el poder de amor e intercesión que Ella tiene sobre su divino Corazón. En Nuestra Señora del Sagrado Corazón encontramos siempre el camino más llano y eficaz para alcanzar los tesoros que brotan del Corazón de Jesús y que Ella quiere derramar a manos llenas.

Navidad

En torno a las fiestas de la Navidad, el departamento de catequesis junto a los sacerdotes del colegio, organizan actividades para los alumnos, como son los campamentos; siempre propiciando que la noche del nacimiento del Niño Dios se celebre con las familias.

Durante el Adviento hemos preparado el camino al Señor con las predicaciones diarias y, especialmente, con la explicación y celebración de las Ferias Mayores de Adviento.

Aunque son días más familiares, el colegio, como familia de familias, invita a celebrar juntos la entrañable noche de Navidad. En él se ofrece la Misa del Gallo y la Misa del día de Navidad.