Volver

Lenguaje

csfda_lenguaje

El objetivo fundamental de esta asignatura es desarrollar cuatro grandes áreas que pueden llevar a los alumnos al descubrimiento de un lenguaje interior propio, a un verdadero pensamiento reflexivo y al amor a la verdad: leer, escribir, hablar y comprender.

Leer: Los alumnos se enfrentan a obras seleccionadas minuciosamente, puesto que deben ser de alto valor literario y tener, de manera simultánea, coherencia con nuestra educación cristiana.
En el colegio se leen clásicos, ya que en ellos podemos establecer una conversación sobre lo que en verdad nos preguntamos y, además, son considerados como transmisores de cultura.

Escribir y Hablar: En un mundo de avanzada, en que predomina la comunicación inmediata y la pobreza idiomática, consideramos fundamental el hecho que los niños y jóvenes se expresen adecuadamente. Para alcanzar este objetivo, los alumnos trabajan constantemente en redacciones,eje central en la asignatura,y exposiciones orales ante sus compañeros.

Comprender: Los alumnos se enfrentan a comprensiones de lectura de diversos tipos de textos, y así ahondan en la percepción de los aspectos valiosos de este mundo. Los alumnos leen obras de todos los movimientos literarios que han existido a lo largo de la Historia, correspondientes a los tres géneros: narrativo, lírico y dramático.

El Departamento de Lengua Castellana ha elaborado textos propios para Literatura, que recopilan una serie de lecturas enriquecedoras, y otro tipo de textos que pretenden afianzar el dominio del léxico, de las estructuras gramaticales y del lenguaje.
Es importante destacar, en la asignatura de Lenguaje, la importancia que asignamos a la caligrafía. El sentido de ella está en la distinción fina; en ella sí se puede ser riguroso hasta el extremo, hasta que quede idéntico a “lo perfecto”.
En ninguna otra disciplina está tan claro lo perfecto. Por lo tanto, la caligrafía es importantísima en nuestra línea temática. Se consolida, en esto, una “identidad” del colegio.

Usted puede ver los Fundamentos de Lenguaje en profundidad, haciendo click aquí.

Fundamentos de Lenguaje

El objetivo fundamental de esta asignatura es desarrollar cuatro grandes áreas que pueden llevar a los alumnos al descubrimiento de un lenguaje interior propio, a un verdadero pensamiento reflexivo y al amor a la verdad: leer, escribir, hablar y comprender.

Leer:

Los alumnos se enfrentan a obras seleccionadas minuciosamente, puesto que deben ser de alto valor literario y tener, de manera simultánea, coherencia con nuestra educación cristiana, en las que se entregan valores universales, tales como la idea de bien, justicia, caridad, etc.

En el colegio no leemos libros porque estén de moda o para conocer escritores, sino que para acercarnos a los clásicos, ya que en ellos podemos establecer una conversación sobre lo que en verdad nos preguntamos y que consideramos como transmisores de cultura. Sin embargo, el acceso a un clásico solo se produce desde una riqueza interior, desde la sobreabundancia del lenguaje, desde un decir bien y un querer decir bien.

El colegio exige como mínimo la lectura de cinco libros por semestre, algunos de los cuales son leídos en clases bajo la instrucción del profesor de la asignatura (ya que leer los clásicos es un oficio).

Existen también en el colegio los Actos Académicos, con alumnos de Enseñanza Media, agrupados por nivel.

Se realiza una vez por semestre una lectura de alguna tragedia griega. Durante aproximadamente cuatro horas, un grupo de profesores lee en voz alta (cada alumno sigue la lectura a través de una fotocopia), con absoluta formalidad, en el auditorio del colegio. Antes de empezar la lectura, se hace una contextualización de la obra y, al finalizarla, se hacen ciertas preguntas. La idea es que, con el tiempo, estos Actos Académicos sean cada vez más multidisciplinarios (alternando Literatura, Historia y Filosofía).

Escribir y Hablar:

En un mundo de avanzada, en que predomina la comunicación inmediata y la pobreza idiomática, consideramos fundamental el hecho que los alumnos se expresen adecuadamente. Para alcanzar este objetivo, durante todos los años de colegio, los alumnos trabajan constantemente en redacciones (escribir correctamente) y exposiciones orales ante sus compañeros (hablar correctamente).

La redacción es un eje central en la asignatura (a pesar de las dificultades que conllevan sus correcciones), no intentando que el alumno busque un estilo literario, sino que persigue el que se exprese bien.
El colegio tiene como objetivo que el alumno, al instante en que escriba y hable, se exprese con propiedad.
Mediante el trabajo anterior: leer, escribir, y hablar, se llega al objetivo final: Comprender.
Los alumnos se enfrentan a comprensiones de lectura de diversos tipos de textos, y así ahondan en la percepción de los aspectos valiosos de este mundo.

Las obras leídas son Clásicos, libros en donde podemos encontrar respuesta sobre lo que en la verdad  nos preguntamos. De esta manera, en Enseñanza Media, los alumnos leen obras de todos los  movimientos literarios que han existido a lo largo de la Historia, correspondientes a los tres géneros: narrativo, lírico y dramático. Entre las obras leídas en el colegio, que usualmente no se abordan en un nivel escolar, podemos señalar en narrativa, “La Odisea”, de Homero, y “Crimen y Castigo”, de Fedor Dostoievsky; en género lírico, “Cántico Espiritual”, de San Juan de la Cruz; en género dramático, “Electra”, de Sófocles.

El Departamento de Lenguaje ha elaborado textos propios para Literatura, que recopilan una serie de lecturas enriquecedoras, y otro tipo de textos que pretenden afianzar el dominio del léxico, de las estructuras gramaticales y del lenguaje.
Es importante destacar, en la asignatura de Lenguaje, la importancia que asignamos a la Caligrafía: de 1° a 4° Básico tienen una hora a la semana de Taller de Caligrafía, y una copia a la semana de tarea en 5° y 6° Básico.

En toda cultura en apogeo, hay elementos en la educación de los niños, que son solo para ser contemplados, que no tienen ninguna utilidad práctica; se valora lo que consolida la persona. En culturas en crisis se busca más bien la utilidad práctica, prevalece lo útil sobre lo inútil, se valora solo lo eficaz; lo valioso es lo inmediato. En una educación cristiana se busca consolidar el espíritu; la fe católica viene a salvar la cultura clásica y la dirige hacia Dios. Es una educación que da unidad, que no promueve la dispersión propia del mundo. La educación católica no solo se dedica a inculcar valores, sino que también rescata herencias clásicas, tanto orientales como occidentales.

La caligrafía se valoró en culturas occidentales, en las cuales se buscaba que el niño trascendiera, y para esto debía obedecer. La imprecisión entre lo adecuado y lo no adecuado, lo dicho correctamente y no tan correctamente, no permite al niño hacer uso de sus facultades intelectuales.

El sentido de caligrafía está en la distinción fina; en ella sí puede ser riguroso hasta el extremo, hasta que quede idéntico a “lo perfecto”. En ninguna otra disciplina está tan claro lo perfecto.

El rasgo distintivo de la caligrafía está en pequeñas curvas, casi imperceptibles. La caligrafía no está en lo inmediato, ni en lo impulsivo, ni en lo instintivo; está en la trascendencia, en lo sutil, en las cosas del espíritu.

Desaparece la caligrafía de la misma manera que aumenta la aceleración, en que aumenta la inmensa cantidad de elementos con los que se “llena” la vida humana. Por lo tanto, la caligrafía es importantísima en nuestra línea temática. Se consolida en esto una “identidad” del colegio.

Plan Lector

El plan de lectura en el colegio presenta un fuerte énfasis en los libros canónicos, o clásicos, de la tradición occidental.

Por un lado, la lectura de clásicos es una forma de replantear la literatura desde su dimensión estética, apreciando la literatura como obra de arte. Por otro lado, nos hacemos cargo de la tradición y de la construcción de la identidad occidental, de las cuales los clásicos son depositarios. De igual modo, la lectura de obras canónicas transmite respeto por una tradición que se ha elaborado a partir del desarrollo intelectual de Occidente; este respeto significa reflexionar antes de romper con elementos de la propia cultura, valorando lo que existe en ella.

La lectura de obras clásicas constituye un proceso de develamiento de las preguntas y las temáticas que constantemente han preocupado al hombre. En este sentido, la lectura de estas obras acompaña a las asignaturas de Historia de la Cultura y Catequesis, planteando preguntas dentro de la tradición crítica de Occidente.

La lectura de clásicos se extiende, desde 1° Básico, mayoritariamente en su versión completa. Se sustenta en el Departamento de Lengua Castellana y existe, además, un “coordinador del plan lector” encargado de acompañar a los Jefes de Departamento en la búsqueda de los libros adecuados para cada ciclo, según el nivel literario que presentan.

Concurso literario de cuentos y poemas

En el área de Literatura, anualmente se lleva a cabo el Concurso literario de cuentos y poemas, organizado por el Departamento de Lenguaje. Se invita a participar a toda la comunidad franciscana: alumnos, padres, exalumnos, profesores, administrativos y auxiliares del colegio, que compiten en cinco categorías, en cada una de las menciones:

  • Alumnos de 5º y 6º Básico
  • Alumnos de 7º y 8º Básico
  • Alumnos de Iº y IIº Medio
  • Alumnos de IIIº y IVº Medio
  • Adultos vinculados al colegio

Si usted quiere identificar los profesores de la asignatura, puede ver Profesores por departamento.