Volver

Taller de Pensamiento Crítico

csfda_taller_pensamiento-critico

“En verdad, nada es tan difícil – afirma el connotado historiador inglés, Cristopher Dawson – como situarse fuera de la época en que se vive, y hacer una estimación imparcial de las ideas fundamentales en que se basa nuestra civilización, ya que nosotros mismos formamos parte de lo que pretendemos criticar, y nos es tan difícil sustraernos a la influencia absorbente de nuestro ambiente social e intelectual, como es difícil al ojo prescindir de la luz por la cual recibe todas sus impresiones”.

El Colegio San Francisco de Asís, consciente de esta realidad, ha querido ofrecer a sus alumnos el Taller de Pensamiento Crítico, de modo que sean capaces de elevarse por sobre el propio ambiente social e intelectual, reflexionar seriamente acerca de diversas opiniones y estructuras mentales presentes en el mundo moderno, y valorar por sí mismos el peso y verdad de las mismas. Es nuestra convicción que, por muy difícil que resulte este examen crítico del mundo que nos rodea, no es, empero, imposible. En efecto, el hombre está llamado, por su propia naturaleza intelectual, a conocer y manifestar la verdad de las cosas. Verdad que no depende del contexto histórico o cultural, y que podemos reconocer en nosotros mismos mediante aquella luz intelectual que nos es dada por naturaleza. Dicha luz intelectual no sólo nos permite advertir el error allí donde se presenta, sino que es el fundamento de nuestra esperanza en alcanzar la verdad y vivir conforme a ella, lo que, en definitiva, no es otra cosa que vivir según Aquel que es la misma Verdad subsistente, de cuyo esplendor es reflejo toda verdad particular. Por eso enseña también Santo Tomás que “toda verdad, dígala quien la diga, procede del Espíritu Santo” (omne verum, a quocumque dicatur, a Spiritu Sancto est).

El examen crítico del mundo que nos rodea, el espíritu de apertura a la verdad y su reconocimiento donde sea que se encuentre son, por decirlo así, los pilares en los que se sostiene el Taller y, al mismo tiempo, los fines hacia los cuales tiende. A través de la lectura guiada de textos y la libre discusión de los mismos en un ambiente más libre que el de una sala de clases (el taller se desarrolla entre un grupo reducido de personas y fuera del horario escolar), se intenta desarrollar en los alumnos la capacidad de examinar rigurosamente, según su propia luz intelectual, las distintas cuestiones que aparecen con ocasión de la lectura del texto, de manera que sean capaces de detectar contradicciones o errores argumentativos, reflexionar acerca de las conclusiones que se siguen de la aceptación de ciertas premisas y, finalmente, que sean capaces de elaborar de modo lógico y estructurado sus propias ideas.

Esto último culmina en un texto escrito por parte de los alumnos, que es también discutido, criticado y revisado durante las últimas sesiones del taller.